Buscar en Blog Yucatán

Loading...

Hanal Pixán

Platillo Hanal Pixan Pib
Pib, comida tradicional yucateca del día de muertos. 

Hanal Pixan

Una de las tradiciones más arraigadas en la población de la península de Yucatán es la conmemoración  del Hanal Pixán (Comida de ánimas, en lengua maya), que celebra el regreso de los difuntos para visitar a sus familiares y convivir con ellos. También se le conoce como Día de finados o Día de Muertos en Yucatán.

Para los antiguos mayas la muerte representaba un cambio de vida, de tal forma que los muertos continuaban viviendo y les era permitido visitar a sus familiares. Se cuenta que era común el ver a los gobernantes o a sus familiares ya fallecidos caminando y actuando de forma normal en los montes, algunos ayudaban a las personas, mientras que otros se dedicaban a hacer travesuras a los vivos.

El Hanal Pixán se realiza durante tres días, el último día de octubre y los dos primeros días del mes de noviembre, en conjunto con el Día de Muertos en otras regiones de México. Forma parte de las tradiciones, herencia de las culturas prehispánicas que se han mezclado con elementos actuales.

Tres días de Hanal Pixán

Los tres días de la celebración se dividen de acuerdo a quienes va dedicado:
  • El primer día se dedica a los niños y se llama  U Hanal Palal (Comida para niños).
  • El segundo día está dedicado a los adultos llamándose U Hanal Nucuch Uinicoob (Comida para adultos).
  • El tercer día se llama U Hanal Pixanoob (Comida para almas) y se dedica a todos los difuntos en general, siendo o no familiares.

También se continúa con la celebración una semana después, con lo cual se celebra la terminación de los días de finados. A este día se conoce como Bix (Octava u Ochovario) y es más sencilla que en días anteriores.

Los altares de Hanal Pixan

Durante la celebración maya se dedica un altar compuesto por artículos que tienen un significado para la celebración. Los artículos que se colocan en el altar depende de a quien vaya dirigido, siendo los elemento comunes la comida, bebidas, dulces, velas o veladoras, las flores, figuras religiosas y fotografías de los familiares o amigos a quienes va dedicado.

Para los niños se dedica un altar colorido, donde se colocan velas de colores, dulces, frutas y juguetes para entretener de los niños durante su visita. De acuerdo a la creencia los niños pueden traer a otros con quienes han hecho amistad y jugar durante el día.

En el segundo y tercer día, el altar es menos colorido y tiene más comida, este es ofrecido a los adultos. En el caso de los adultos, también se piensa en las almas que han quedado sin familiares, por lo cual se dedica un espacio para ellos en el altar, como una invitación a la convivencia.

La comida que se ofrenda es comida tradicional de la región, entre la que resaltan los Pibes (Pib en maya significa enterrado) o mucbipollos que es parecido a un tamal grande que se hornean bajo tierra.  Aunque los pibes son el platillo más representativo, también se puede poner otros diferentes, como relleno negro, tamales, frijol con puerco, cochinita y demás, dependiendo de los gustos que el difunto tenia.

Las bebidas también van de acuerdo al día, para los niños se coloca jugos y refresco, mientras que para los adultos se ofrece atole nuevo (atole de maíz recién cosechado), pozole de maíz, incluso bebidas alcohólicas como el ron y el balché. Otras bebidas para niños y adultos son el chocolate y el agua, para saciar la sed después de llegar.

Además de la comida y bebidas también se prepara Xec (jícama, gajos de naranja, mandarina, toronja y otras frutas), elotes pibinales, dulce de pepita de calabaza, tortillas hechas a mano y pan.

Creencias

Durante los finados se hacen presente distintas creencias en la población que en ocasiones varían en la región de la península. Algunas de las costumbres y creencias más destacadas son:

  • Días previos al Hanal Pixán los habitantes deben limpiar sus casas, lavar la ropa, trastes y podar los arboles; con el objetivo de que las casas estén presentables y las animas no se dediquen a limpiar y arreglar durante su estancia. Alrededor de esta creencia se cuentan historias de personas que han visto las ánimas limpiando y han caído enfermas.
  • A los bebes y niños pequeños se les pone un hilo negro en la muñeca, con esto se evita que las animas visitantes se encariñen y quieran llevar a los niños en su partida.
  • En algunos poblados se realiza una procesión de ánimas simbolizando el recorrido de los difuntos durante la noche. Para dar la bienvenida, en las puertas de las casas se coloca comida o fruta haciéndolas visibles con una vela, que a su vez sirve para guiar su camino. Por ello mismo las personas deben evitar salir a la calle porque durante la procesión podrían confundirse con las animas.
  • En algunos lugares la celebración abarca todo el mes de noviembre, llevando a cabo el Bix el último día del mes.

Última actualización: 31 de enero de 2013.